16 ene. 2011

hasta este momento

hasta este momento de mi vida siempre había estado mirándome en espejos de otras casas, de otros lugares, pensé que no tenía espejo propio y siempre estaba pidiendo a unos y a otros si me dejaban mirarme… para ver el reflejo de lo que soy. Pero de repente el sábado pasado como por casualidad moviendo unas cajas en el fallado encontré un gran espejo totalmente empolvado, viejo , con un marco de madera de castaño abandonado, al verlo me dije : - vaya vaya, mira que hay por aquí; pero tú: Qué haces aquí?, cuanto tiempo llevas aquí? - fuí el regalo de tu abuela el día que naciste y desde aquel día no te has vuelto a mirar en mí. En ese momento sentí como mi sangre se helaba y su recorrido a través de mi cuerpo se ralentizaba, allí estaba mi espejo, quieto , humilde, en silencio sin hacer ruído. Por mis mejillas el surco de las lágrimas que se deslizaban se hacía profundo, la emoción hacía que todas las células de mi Ser danzaran de alegría y con un poco de tristeza también. Me senté a su lado, antes de mirarme me prometí recompensarlo, cuidarlo, tratarlo bien, rehabilitarlo , tratar de que recuperase su vida y el tiempo que había estado de letargo. Creí que la primera cualidad que tendríamos que comartir sería el RESPETO, por lo que me procedí a preguntarle : - Mira, estoy dolido , triste y apesadumbrado por no haberte visto en todo este tiempo, me gustaría poder empezar a compartir contigo pero necesito saber si tú quieres o prefieres seguir ahí, lo que tú decidas estará bien. - - Qué piensas hacerme? Preguntó con voz de quién ha estado callado toda su vida y con miedo a lo que vendría. - Simplemente que compartamos, que cumplamos nuestra función, que danzemos juntos, que nos ayudemos a ser los mejores nosotros mismo posibles, que me pueda ver reflejado en ti, mi reflejo verdadero y que cada persona , animal o cosa que te mire se vea a sí mismo en toda su extensión, que no solo pueda ver el reflejo de su cuerpo, sino que pueda ver también el reflejo de su alma, de todo su Ser Verdadero. - Y cómo pretendes conseguir eso? - No lo sé , pero creo que entre los dos podemos conseguirlo si ponemos amor y compasión en compartirnos y en estar juntos , si manifestamos lo que sentimos en cada momento; nuestros miedos, nuestras alegrías, creo que si manifestamos lo que nos pasa , eso por si mismo nos ayudará a que podamos reflejar el cuerpo y el alma de todo. - Vale, a ese viaje , me apunto. Era sencillo, con una pequeña moldura de madera de castaño , tenía forma de elipse y su tamaño era de aproximadamente un metro y medio de alto por cincuenta centímetros de ancho, contaba con un pié también de castaño y dos listones pequeños de la misma madera que lo sujetaban por sus laterales en los puntos medios. Lo bajé del fallado a la habitación principal de la casa que en ese momento estaba totalmente vacía y en ella pretendía proceder el proceso de Reencuentro entre espejo y yo. Estaba bastante deteriorada la base, y la moldura y el cristal muy sucio, apenas había ninguna parte del mismo que pudiese reflejar nada, era como si la tristeza hubiese estado presente toda su vida y su razón de existir no hubiese tomado forma en ningún momento anterior, a lo sumo una o dos veces en su infancia. Lo coloqué en la habitación por partes tal como estaba, por un lado el pié con los listones que lo sujetaban y por otro lado el espejo, cundo lo bajaba, notaba que estaba frío , como si hubiese estado viviendo en una nevera todo este tiempo, encendí la chimenea de la habitación donde iba a vivir a partir de ese momento para que conociese un poco el calor del fuego y su cuerpo empezase a revivir, lo coloqué en el suelo encima de un futón de algodón para que estuviera cómodo. Ese fue el primer paso que dimos juntos espejo y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario