28 mar. 2011

biomeditacion en anam cara

ayer tuvimos un encuentro de biomeditación en la asociación anam cara.
estuvimos compartiendo nuestro día 12 personas.
no me resulta fácil transmitir lo compartido ayer , es de esos momentos en los cuales no encuentro las palabras para manifestar lo vivido, y esto me hace plantearme , qué son las palabras? qué transmiten?
Y puedo ver que las palabras no transmiten la experiencia en ningún momento, a veces nos aproximan, a veces nos alejan; a veces nos aproximan a otras personas, a veces nos alejan de otras personas, a veces nos aproximan a nosotros mismos , a veces nos alejan de nosotros mismos.
qué son las palabras?
disfruté lo compartido aprendí cosas acerca de mí mismo.
estaba en un lugar que nunca antes había estado,estaba llevando el grupo y pude ver la bondad de ello.
pude ver lo bonito que es, mi mirada era nueva, todo era nuevo para mí.
podía sentir la compañía de las personas que allí estaban, el interés por descubrir, me sentía escuchado , me prestaban atención, fue bonito recibir la atención de todos.
compartímos lo que surgía, nos reímos ,disfrutamos.
gracias a todos y a cada uno por lo vivido, por lo compartido.
también me dí cuenta de los posibles peligros de llevar un grupo, y concretamente sentí esos peligros en que por un lado puede ser muy fácil perderse, creerse uno mismo que es alguien importante, confundirse, alimentar el ego, confundir el mensaje con el mensajero, perder la humildad. Creo que se ha de estar muy atento en todo momento a esto, simplemente compartir, y aceptar lo recibido y en el mismo momento soltarlo, ver que no es uno, que no es algo personal, ver que la vida se manifiesta a través de todo lo que se da, y que uno es una manifestación más de ella. No perderse por ahí.
Para mí otro lugar en el que es importante estar atento es referente a las emociones que se mueven, a la cercanía que se genera entre las personas, estar muy centrado, con atención plena , porque si no puede ser muy fácil caer en tentaciones humanas de acercamiento a personas y confundirnos. Porque el estado normalmente que se va desplegando durante el trabajo es de apertura, una apertura que no se da normalmente en la vida ordinaria, y esta apertura puede hacer que nos confundamos acercándonos unos a otros para cubrir nuestras necesidades carenciales; no estoy enjuiciando este hecho, no digo ni que sea bueno , ni malo, simplemente me estoy diciendo a mí mismo que esta es una nueva posibilidad , un nuevo espejo en el qué mirarme, un lugar en el que he de estar muy atento , muy presente para no separarme de mí mismo.
Esta es una de las enseñanzas que ayer me habéis permitido ver en mí .
Gracias a todos.
Presencia en lo ordinario.

24 mar. 2011

todo cambia

todo cambia constantemente , todo es transformación , esto es verdad pero cada vez más tengo la sensación de que solo es una manera limitada de ver la realidad también. Porque en realidad, en el fondo , no hay nada que cambie, lo único que pasa es que continuamente las formas se manifiestan, no es que cambie nada, simplemente cada manifestación es nueva , es única y no tiene nada que ver con lo anterior. Es nuestra percepción lineal del mundo, nuestra percepción lineal de la vida la que nos hace decir que todo cambia, pero en el fondo lo que realmente sucede podríamos decir que es como un jardín que está continuamente floreciendo, flores emergiendo con distintas formas, sean las que sean.
Es obvio que debido a nuestras limitaciones , la forma en que nosotros percibimos la vida, es como cambio, como transformación, pero esto es solo una percepción , porque si podemos verlo desde un lugar en el cual no existiese tiempo ni condicionamiento, lo que veríamos serían simplemente formas manifestándose.
Y aunque no podemos escapar de nuestra manera de percibir, sí podemos observar, contemplar cada manifestación en sí misma sin verla como una consecuencia de lo anterior ni algo que nos llevará a algún lugar.
escuchárnos a nosotros mismos.



15 mar. 2011

unos amigos..

ayer por la tarde vinieron a visitarme unos a amigos sin avisar.. así de repente, hacía bastante tiempo que no veía a alguno de ellos, y ayer aparecieron así de repente unos cuantos.
Normalmente me gusta saber cuando vienen mis amigos de visita porque eso me permite hacer preparativos especiales para ellos. Limpiar un poco más la casa que de costumbre, preparar una buena comida, mudar las camas, tener todo preparadito y en orden.
Esta visita inesperada me está ayudando mucho porque me hace darme cuenta de que tengo que tener siempre todo preparado en todo momento, tengo que vivir como si los amigos pudieran aparecer en cualquier momento para acogerlos como se merecen. Sí, vivir como si los amigos puediesen aparecer en cualquier momento , me gusta esta imagen porque es como hacerlo para mí , no esperar a que vengan para darme a mí lo mejor de mí, he de procurar llevarlo siempre conmigo.
En este caso además estos amigos inesperados son unos amigos muy especiales, porque a algunos de ellos hacía mucho tiempo que no los veía y algunos son amigos que quizás nunca antes había visto o en todo caso muy pocas veces. Además no sé como ni de qué manera pero se debieron poner de acuerdo entre ellos para venir todos juntos, lo cual a mí me ha descolocado un poco más.
Tratando de ser buen anfitrión de mis amigos voy a presentároslos, estos amigos tan especiales que han venido a verme son:
mis miedos
sí, mis miedos, y se han manifestado y presentado de diversas formas, concretamente la sensación que tengo en el cuerpo desde que llegaron es variada; siento una bola en la garganta en forma de nudo que está ahí presente, como algo que no acaba de entrar ni de salir del cuerpo, simplemente está ahí; podría abundar en la sensación física con una imagen mental que la acompaña y es la incertidumbre de lo venidero. Este amigo Incertidumbre me hace sentir esta sensación en la garganta, la cual está menos presente cuando aparece mi amiga Esperanza que desde que la conozco casi siempre le gusta estar acompañando a Incertidumbre, cuando Esperanza aparece y toma espacio, entonces Incertidumbre pierde intensidad desvaneciéndose un poquito sin dejar de estar ahí en la garganta pero con menos presencia cuando Esperanza aparece.
Otro de los amigos que ha venido a visitarme y esta vez ha venido vestido de Gala, como si viniese a una gran celebración, es mi amiga Proyección Mental, que no porque la vea a menudo deja de sorprenderme porque siempre aparece con una indumentaria diferente como si quisiera pasar desapercibida y sin embargo hoy viene dispuesta a exponerse a exhibirse a que todos la vean. Es precisamente ella la que atrae a casi todos los demás amigos, es la Reina de la Fiesta, normalmente todos la rodean para admirar su belleza. Sin embargo no tengo ninguna sensación física asociada a su presencia y es lo que me hace darme cuenta de que es una ilusión, no es real, sin embargo tiene mucho poder y ella lo sabe.
También veo como mi amigo el Pánico hace acto de presencia en muchos momentos para exhibirse delante de Proyección, cuando Proyección está en en la Fiesta todos van a su encuentro y ella va decidiendo como chica guapa en verbena de domingo con quién quiere bailar cada pieza. Y según si baila con uno o con otro mis amigos van o vienen, vienen o van.
Creo que voy a preparar una buena cena con todos ellos, celebrar su venida como se merecen, por todo lo alto.
Quiero ir al encuentro de cada uno, que no tengan que venir a verme y no encuentren a nadie en casa, que sepan que mi casa es su casa y que siempre estará abierta para ellos , ir al encuentro por si alguno se ha perdido y no ha encontrado mi casa, ir a recibirlo.
Cuando mi amigo el Pánico se regodea con Proyección y baila con ella me produce una sensación de vacío en el estómago, como si no hubiese nada que pudiese hacer para llenarlo, y cuando Proyección se toma algún descanso entre baile y baile, esta sensación se atenua levemente.
En general el tener a mis amigos los Miedos muy cerca de mí estos días produce en mí una sensación general de falta de espacio en mi pecho para poder respirar, acompañado de un empequeñecimiento de mí mismo , como sentirme arrugado , esto sucede independientemente de cual de ellos está más presente simplemente por el hecho de saber que han venido a visitarme.
Como buen anfitrión quiero también agradecer la visita a todos y cada uno de ellos, a los nombrados y a los no nombrados , a los visibles y a los ocultos porque su llegada está haciendo que limpie mi casa y que saque mis mejores manjares para compartir con ellos.
Gracias amigos.
Aquí está vuestra casa, venir cuando queráis, la puerta de mi casa está siempre abierta, y si venís y yo no estoy no os preocupéis y disfrutar de ella como si fuera vuestra.

namasté


12 mar. 2011

la fragancia del amor

Dearest Manu

with Love

from Self to Self

Heart to Heart

Om

Mooji

Querido Manu

con amor

de Ser a Ser

De Corazón a Corazón

Om Mooji

Así me dedicó Mooji el libro de Ramana Maharshi : Quién soy Yo?

Después de abrazarnos e impregnarme con la fragancia del amor

El amor no es de nadie, ni mío ni tuyo.

Somos sus vehículos, a través de nosotros se manifiesta, vive, se encarna, no podemos poseerlo, simplemente es lo que somos .

Quién soy yo?

Amor.

Hoy he podido percibir su fragancia.

Durante el Satsang alguien le preguntó algo en forma de pedrada, como tirando a dar, y Mooji la devolvió transformada en amor.

Igual que los cloroplastos transformando la muerte en vida, que el compost transforma la basura en alimento, así transforma un maestro el rencor en esperanza, la envidia en gratitud , el odio en amor.

Una verdadera enseñanza vivida, no comprendida , pero sí, vivida e integrada.

Como dijo él , las cosas pasan.

Gracias Querido Mooji.

Con Amor

de Ser a Ser

de Corazón a Corazón.

Gracias

manu


http://www.mooji.org








10 mar. 2011

Disolución de la Orden de la Estrella

La Orden de la Estrella de Oriente fue fundada en 1911 para proclamar el advenimiento del Instructor del Mundo. Krishnamurti fue designado Jefe de la Orden. El 2 de agosto de 1929, día de apertura del Campamento Anual de la Estrella, celebrado en Ommen, Holanda, Krishnamurti disolvió la Orden ante tres mil miembros. Esta es la traducción completa de las palabras que pronunció en aquella ocasión basada en el texto que se publicó en el Boletín de la Estrella del mes de septiembre de 1929.
- - -
Vamos a discutir esta mañana la disolución de la Orden de la Estrella. Muchos se alegrarán y otros se sentirán más bien tristes. Esta no es una cuestión de regocijo ni de tristeza, porque es algo inevitable, como voy a explicarlo.
Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:
"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".
Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella. Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera. El interés que no nace del amor a la Verdad por sí misma, sino que es despertado por una organización, no tiene valor alguno. La organización se convierte en una estructura dentro de la cual sus miembros pueden encajar convenientemente. Ellos no se esfuerzan
más por alcanzar la Verdad o la cumbre de la montaña, sino que más bien tallan para sí mismos un nicho conveniente donde se colocan, o dejan que la organización los coloque, y consideran que, debido a eso, la organización ha de conducirlos hacia la Verdad.
De modo que esta es la primera razón, desde mi punto de vista, por la que la Orden de la Estrella debe ser disuelta. A pesar de esto ustedes formarán probablemente otras Ordenes, continuarán perteneciendo a otras organizaciones que buscan la Verdad. Yo no quiero pertenecer a ninguna organización de tipo espiritual; por favor, comprendan esto. Yo haría uso de una organización que me llevara de aquí a Londres, por ejemplo; ésta es una clase por completo diferente de organización, meramente mecánica, como el correo o el telégrafo. Yo usaría un automóvil o un buque de vapor para viajar, estos son sólo mecanismos físicos que nada tienen que ver con la espiritualidad. Por otra parte, sostengo que ninguna organización puede conducir al hombre a la espiritualidad. Si se crea una organización para este propósito, ella se convierte en una muleta, en una debilidad, en una servidumbre que por fuerza mutila al individuo y le impide crecer, establecer su unicidad que descansa en el descubrimiento que haga, por sí mismo, de esta Verdad absoluta e incondicional. Por lo tanto, esa es otra de las razones por las que he decidido, ya que soy el Jefe de la Orden, disolverla. Nadie me ha persuadido para que tome esta decisión. Esta no es ninguna magnífica proeza, porque yo no deseo seguidores, y esto es lo que quiero significar. En el momento en que siguen a alguien, dejan de seguir a la Verdad.
No me preocupa si prestan o no prestan atención a lo que digo, deseo hacer cierta cosa en el mundo y voy a hacerla con resuelta concentración. Sólo estoy interesado en una cosa esencial: Hacer que el hombre sea libre. Deseo liberarlo de todas las jaulas, de todos los temores, y no fundar religiones, nuevas sectas, ni establecer nuevas teorías y nuevas filosofías. Entonces, como es natural, me preguntarán por qué recorro el mundo hablando continuamente. Les diré por qué lo hago. No es porque desee que me sigan ni porque desee un grupo especial de discípulos selectos. (¡Cómo gustan los hombres de ser diferentes de sus semejantes, por ridículas, absurdas o triviales que puedan ser sus distinciones! No quiero alentar ese absurdo). No tengo discípulos ni apóstoles, ya sea en la tierra o en el reino de la espiritualidad. Tampoco es la tentación del dinero, ni es el deseo de vivir una vida cómoda lo que me atrae. ¡Si yo quisiera llevar una vida cómoda no vendría a un Campamento ni viviría en un país húmedo! Estoy hablando francamente porque quiero que esto quede establecido de una vez por todas. No deseo que estas discusiones infantiles se repitan año tras año. Un periodista que me ha entrevistado, consideraba un acto grandioso disolver una organización en la que había miles y miles de miembros. Para él esto era una gran acción, porque dijo: "¿Qué hará usted después, cómo vivirá? No tendrá seguidores, la gente no le escuchará." Con que sólo haya cinco personas que escuchen, que vivan, que tengan sus rostros vueltos hacia la eternidad, será suficiente ¿De qué sirve tener miles que no comprenden, que estén por completo embalsamados en sus prejuicios, que no desean lo nuevo, sino que más bien desean traducir lo nuevo para que se acomode a sus propias personalidades estériles, estancadas? Si hablo enérgicamente no me entiendan mal, por favor, no es por falta de compasión. Si acuden a un cirujano para una operación, ¿no es bondad de su parte operar aunque les cause dolor? Así, de igual modo, si yo hablo francamente no es por falta de verdadero afecto; al contrario. Como he dicho, tengo solamente un propósito: hacer que el hombre sea libre, impulsarlo hacia la libertad, ayudarle a que rompa con todas sus limitaciones, porque sólo eso habrá de darle la felicidad eterna, la realización no condicionada del ser. Porque soy libre, no condicionado, total—no una parte, no lo relativo, sino la Verdad total que es eterna—deseo que aquellos que buscan comprenderme sean libres; que no me sigan, que no hagan de mi una jaula que se tornará en una religión, una secta. Más bien deberían liberarse de todos los miedos: del miedo de la religión, del miedo de la salvación, del miedo de la espiritualidad, del miedo del amor, del miedo de la muerte, del miedo de la vida misma. Así como un artista pinta un cuadro porque se deleita en esa pintura, porque ella es la expresión de su ser, su bienestar, su gloria, así hago yo esto, y no porque quiera nada de nadie. Ustedes están acostumbrados a la autoridad, o a la atmósfera de autoridad, la cual creen que va a conducirlos a la espiritualidad. Creen y esperan que otro, por sus extraordinarios poderes—un milagro—podrá transportarlos a ese reino de libertad eterna que es la Felicidad. Toda la perspectiva que tienen de la vida está basada en esa autoridad. Me han escuchado durante tres años sin que ningún cambio se operara en ustedes, salvo en algunos pocos. Ahora, analicen lo que estoy diciendo, sean críticos para que puedan alcanzar una comprensión profunda, fundamental. Cuando buscan una autoridad que los conduzca a lo espiritual, se obligan automáticamente a crear una organización alrededor
de esa autoridad. Por la creación misma de esa organización que suponen ha de ayudar a esta autoridad para que les guíe hacia la vida espiritual, quedan presos en una jaula. Si yo les hablo francamente, recuerden, por favor, que no lo hago así por dureza ni por crueldad ni a causa del entusiasmo por mi propósito, sino porque deseo que comprendan lo que estoy diciendo. Esa es la razón por la que están aquí, y sería una pérdida de tiempo si yo no explicara claramente, decisivamente, mi punto de vista. Durante dieciocho años se han estado preparando para este acontecimiento, para la Venida del Instructor del Mundo. Durante dieciocho años se han organizado, han esperado a alguien que viniera a dar un nuevo deleite a sus corazones y mentes, que transformara por completo sus vidas otorgándoles una nueva comprensión; a alguien que los elevara a un nuevo plano de existencia, que les diera un nuevo estímulo, que los hiciera libres, ¡y vean ahora lo que está sucediendo! Piensen, razonen consigo mismos y descubran de qué manera esa creencia los ha hecho diferentes, no con la superficial diferencia de llevar una insignia, lo cual es trivial, absurdo. ¿En qué forma una creencia así ha barrido con todas las cosas no esenciales de la vida? Esta es la única manera de juzgar: ¿En qué forma son más libres, más grandes, más peligrosos para toda Sociedad que esté basada en lo falso y en lo no esencial? ¿En qué forma los miembros de esta Organización de la Estrella han llegado a ser diferentes? Como dije, ustedes se han estado preparando para mí durante dieciocho años. No me preocupa si creen o no creen que soy el Instructor del Mundo. Eso es de muy poca importancia. Puesto que pertenecen a la Organización de la Orden de la Estrella, han entregado su simpatía, su energía, aceptando que Krishnamurti es el Instructor del Mundo—parcial o totalmente; totalmente para aquellos que en verdad están buscando, sólo parcialmente con quienes están satisfechos con sus propias verdades a medias—. Se han estado preparando durante dieciocho años, y miren cuántas dificultades tienen en su camino hacia la comprensión, cuántas complicaciones, cuántas cosas triviales. Sus prejuicios, sus miedos, sus autoridades, sus iglesias nuevas y viejas... Todas esas cosas, sostengo, son una barrera para la comprensión. No puedo ser más claro que esto. No quiero que estén de acuerdo conmigo, no quiero que me sigan, quiero que comprendan lo que estoy diciendo. Esta comprensión es necesaria porque la creencia de ustedes no los ha transformado, sino que solo los ha complicado, y porque no están dispuestos a afrontar las cosas como son. Lo que desean es tener sus propios dioses, dioses nuevos en lugar de los viejos, religiones nuevas en lugar de las viejas, nuevas formas en vez de las viejas, todas cosas inútiles, barreras, imitaciones, muletas. En lugar de las viejas distinciones espirituales, tienen ustedes nuevas distinciones espirituales, en lugar de los viejos cultos, tienen cultos nuevos. Todos dependen de algún otro para su espiritualidad, para su felicidad, para su iluminación; y aunque se han estado preparando para mí durante dieciocho años, cuando yo digo que todas estas cosas son innecesarias, cuando digo que deben descartarlas todas y mirar dentro de sí mismo para la iluminación, para la gloria, para la purificación e incorruptibilidad del ser, ninguno de ustedes quiere hacerlo. Puede que haya unos pocos, pero son muy, muy pocos.
¿Para qué, pues, tener una organización?
¿Por qué personas falsas, hipócritas, me han seguido a mí, la encarnación de la Verdad?
Recuerden, por favor, que no estoy diciendo cosas duras o crueles, sino que hemos llegado a una situación en que deben ustedes enfrentarse a las cosas tal como son. El año pasado dije que no transigiría. Muy pocos me escucharon entonces. Este año he puesto eso absolutamente en claro. No se cuántos miles en el mundo—miembros de la Orden—han estado preparándose para mí durante dieciocho años; sin embargo, ahora no están dispuestos a escuchar incondicionalmente, totalmente, lo que digo.
¿Para qué, pues, tener una organización? Como dije antes, mi propósito es hacer que los hombres sean incondicionalmente libres, porque sostengo que la única espiritualidad es la incorruptibilidad del propio ser, que es eterno, que es la armonía entre la razón y el amor. Esta es la absoluta incondicionada Verdad que es la Vida misma. Deseo, por lo tanto, que el hombre sea libre, que se regocije como el pájaro en el cielo claro; libre de toda carga, independiente, extático en esa libertad. Y yo, para quien ustedes se han estado preparando durante dieciocho años, digo ahora, que deben liberarse de todas estas cosas, liberarse de sus complicaciones, de sus enredos. Para esto no necesitan tener una organización basada en la creencia espiritual. ¿Por qué tener una organización para cinco o diez personas en el mundo, que comprenden, que luchan, que han desechado todas las cosas triviales? Y para los débiles no puede haber organización alguna que les ayude a encontrar la Verdad, porque la Verdad está en cada uno de nosotros; no está lejos ni cerca; está eternamente ahí.
Las organizaciones no pueden hacerlos libres. Ningún hombre puede, desde afuera, hacerlos libres; ni un culto organizado ni la propia inmolación a una causa puede hacerlos libres. Ustedes utilizan una máquina de escribir para su correspondencia, pero no la ponen en un altar para adorarla. Sin embargo, eso es lo que están haciendo cuando las organizaciones se convierten en la principal preocupación de ustedes. "¿Cuántos miembros hay en ella?" Esta es la primera pregunta que me hacen todos los reporteros.
"¿Cuántos seguidores tiene? Por su número juzgaremos si lo que usted dice es verdadero o falso". Yo no sé cuántos son. No estoy interesado en eso. Aunque hubiera un solo hombre que halla podido liberarse, sería suficiente.Además, tienen ustedes la idea de que sólo ciertas personas poseen la llave para entrar en el Reino de la Felicidad. Nadie la posee. Nadie tiene la autoridad para poseerla. Esa llave es el propio ser de cada uno, y sólo en el desarrollo y la purificación y la incorruptibilidad de ese ser, está el Reino de la Eternidad. Verán, pues, cuán absurda es toda la estructura que han creado buscando la ayuda externa, dependiendo de otros para el propio bienestar, para la propia felicidad, para la propia fortaleza. Estas cosas solamente pueden encontrarlas dentro de sí mismos.
¿Para qué, pues, tener una organización? Se han acostumbrado que se les diga cuánto han avanzado, cuál es el grado espiritual que poseen. ¡Qué niñería! ¿Quién sino ustedes mismos puede decir si son hermosos o feos por dentro? ¿Quién sino ustedes mismos puede decir si son incorruptibles? Ustedes no son serios en estas cosas.
¿Para qué, pues, tener una organización?
Pero aquellos que realmente deseen comprender, que traten de descubrir lo que es eterno, sin principio y sin fin, marcharán juntos con mayor intensidad y serán un peligro para todo lo que no es esencial, para las irrealidades, para las sombras. Y ellos se reunirán y se volverán la llama, porque habrán comprendido. Un cuerpo así es el que debemos crear y tal es mi propólsito. Gracias a esa verdadera comprensión habrá una verdadera amistad. A causa de esa verdadera amistad—que al parecer ustedes no conocen—habrá verdadera cooperación de parte de cada uno. Y esto no por motivo de
la autoridad, ni por la salvación, ni por la inmolación a una causa, sino porque realmente han comprendido y, en consecuencia, son capaces de vivir en lo eterno. Esto es algo más grande que todo placer y que todo sacrificio. Estas son, pues, algunas de las razones por las que, después de haberlo considerado cuidadosamente durante dos años, he tomado esta decisión. No proviene de un impulso momentáneo. No he sido persuadido a ello por nadie—no me dejo persuadir en tales cosas—. Durante dos años he estado pensando en esto, despacio, cuidadosamente, pacientemente, y he decidido ahora disolver la Orden, puesto que soy su Jefe. Pueden formar otras organizaciones y esperar por algún otro. Esto no me concierne, como tampoco me concierne crear nuevas jaulas y nuevas decoraciones para esas jaulas. Mi único interés es hacer que los hombres sean absolutamente, incondicionalmente libres




8 mar. 2011

gracias a la vida

desde la semana pasada me doy cuenta de cómo me estoy cerrando, de cómo algo en mí se activa de manera automática y hace que me cierre y me proteja en estos momentos.
es un movimiento que se da de manera inconsciente y que nunca lo había visto antes mientras se estaba dando.
supongo que todos lo hacemos en alguna medida, es como el movimiento de las mareas, suben y bajan. movimiento de contracción y expansión. pero en este caso este cerrarme del que hablo es cerrar mi corazón, protegerme y me doy cuenta de que cuando se produce este movimiento lo que pasa es que me alejo de mí mismo, en ese intento de protegerme de “ataques externos” lo que sucede es que el hecho de cerrarme en sí mismo es lo que realmente más daño me hace.
y es curioso como funcionan las cosas, porque esta cerrarme se lleva dando en mí toda la vida y es ahora que puedo verlo justo en el momento que se está dando . lo que sucede cuando me cierro para protegerme es que pongo una coraza y me voy a mí parte más dura. esa coraza que aparentemente hace de escudo contra los ataques externos también impide que mi vida fluya y se queda totalmente limitada y encojida. Impide que nada entre pero también que nada salga. y esto realmente me hace mucho más daño que el estar abierto y expuesto a todo lo que pueda venir del exterior. yo soy el peor enemigo de mí mismo.
es curioso la manera en la que me estoy dando cuenta de que esto se está produciendo y es tan simple y sencilla que ahora entiendo porque siempre antes me había pasado desapercibida; y la manera es ver que es lo que cambia fuera, ver que es lo que cambio en mis quehaceres cotidianos, ver donde me coloco, creo que es mediante ejemplos que se podrá ver más claro. Un ejemplo claro es cómo cambio mi manera de comer cuando me estoy cerrando, como con menos conciencia, alimentos que no son buenos para mí, alimentos que me hacen daño y en cantidades mayores que cuando estoy abierto, debido a que la ansiedad va estando más presente en mí como consecuencia de la tensión de esa protección que me monto. Todo esto se produce de manera mecánica, automática, es como un resorte que salta y de repente ya estoy en ese otro lugar en el que cierro mi corazón.
La comida es un ejemplo pero hay más y puedo darme cuenta de que todos ellos tienen que ver con la ansiedad y esta ansiedad se produce precisamente por la tensión de tener que estar protegiéndome , tensión que no está cuando no me protejo porque ahí simplemente estoy relajado.
Simplemente quería compartir esto, porque el hecho de verlo mientras se está produciendo el cambio de estar abierto a empezar a cerrarme es algo nuevo para mí y no sé que va a pasar con ello, aunque confío en que simplemente el verlo haga su trabajo y de cómo consecuencia que vaya dejando de cerrarme para volver al estado natural que es vivir abierto, compartiendo, dando y recibiendo como una respiración, inhalando y exhalando.
doy gracias por esto que estoy viviendo . por el simple hecho de poder darme cuenta.

gracias a la vida.

preciosa canción de mercedes sosa...

3 mar. 2011

revolución de los claveles

La Revolución de los Claveles es el nombre dado al levantamiento militar del 25 de abril de 1974 que provocó la caída en Portugal de la dictadura salazarista que dominaba el país desde 1926, la más longeva de Europa. El fin de este régimen, conocido como Estado Novo, permitió que las últimas colonias portuguesas lograran su independencia tras una larga guerra colonial contra la metrópoli y que Portugal mismo se convirtiera en un estado de derecho liberal.
El 25 de abril de 1974, a las 0:25 horas, la Rádio Renascença transmite Grândola, Vila Morena, una canción revolucionaria de José Afonso, prohibida por el régimen. Es la señal pactada por el MFA para ocupar los puntos estratégicos del país. Seis horas más tarde el régimen dictatorial se derrumba.
A pesar de los continuos llamamientos radiofónicos de los Capitanes de Abril (del MFA) a la población para que permaneciera en sus hogares, miles de portugueses ganaron las calles mezclándose con los militares sublevados. Uno de los hitos de aquellas concentraciones fue la marcha de las flores en Lisboa, caracterizada por una multitud pertrechada de claveles, la flor de temporada.
Esta es la canción que inició la revolución de los claveles, todo un ejemplo que consistía en poner un clavel rojo en los fusiles de los militares y así acabó la dictadura.




1 mar. 2011

camino

me gusta la palabra camino. me gusta lo que significa y lo que es, lo que puede ser y lo que puede significar.

caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

la belleza con la que Machado describe el camino y lo que transmite con estas palabras, hermoso , verdadero.
el camino de la vida por el cual transitamos sin mapa alguno.
simplemente caminando, sin saber con qué o con quién te vas a encontrar , con quién vas a compartir esta etapa o la siguiente.
Quién va a caminar a tu lado,durante por cuanto tiempo o por donde?

me gustaría agradecer y honrar a cada una de las personas con las que he compartido, comparto y compartiré algún tramo de camino;corto o largo, me acuerde o no. haya compartido alegría, tristeza, risa o llanto, dolor o placer, miedo o amor.

es lo compartido con cada uno lo que crea el camino de mi vida

gracias a todos

gracias a cada uno