8 mar. 2011

gracias a la vida

desde la semana pasada me doy cuenta de cómo me estoy cerrando, de cómo algo en mí se activa de manera automática y hace que me cierre y me proteja en estos momentos.
es un movimiento que se da de manera inconsciente y que nunca lo había visto antes mientras se estaba dando.
supongo que todos lo hacemos en alguna medida, es como el movimiento de las mareas, suben y bajan. movimiento de contracción y expansión. pero en este caso este cerrarme del que hablo es cerrar mi corazón, protegerme y me doy cuenta de que cuando se produce este movimiento lo que pasa es que me alejo de mí mismo, en ese intento de protegerme de “ataques externos” lo que sucede es que el hecho de cerrarme en sí mismo es lo que realmente más daño me hace.
y es curioso como funcionan las cosas, porque esta cerrarme se lleva dando en mí toda la vida y es ahora que puedo verlo justo en el momento que se está dando . lo que sucede cuando me cierro para protegerme es que pongo una coraza y me voy a mí parte más dura. esa coraza que aparentemente hace de escudo contra los ataques externos también impide que mi vida fluya y se queda totalmente limitada y encojida. Impide que nada entre pero también que nada salga. y esto realmente me hace mucho más daño que el estar abierto y expuesto a todo lo que pueda venir del exterior. yo soy el peor enemigo de mí mismo.
es curioso la manera en la que me estoy dando cuenta de que esto se está produciendo y es tan simple y sencilla que ahora entiendo porque siempre antes me había pasado desapercibida; y la manera es ver que es lo que cambia fuera, ver que es lo que cambio en mis quehaceres cotidianos, ver donde me coloco, creo que es mediante ejemplos que se podrá ver más claro. Un ejemplo claro es cómo cambio mi manera de comer cuando me estoy cerrando, como con menos conciencia, alimentos que no son buenos para mí, alimentos que me hacen daño y en cantidades mayores que cuando estoy abierto, debido a que la ansiedad va estando más presente en mí como consecuencia de la tensión de esa protección que me monto. Todo esto se produce de manera mecánica, automática, es como un resorte que salta y de repente ya estoy en ese otro lugar en el que cierro mi corazón.
La comida es un ejemplo pero hay más y puedo darme cuenta de que todos ellos tienen que ver con la ansiedad y esta ansiedad se produce precisamente por la tensión de tener que estar protegiéndome , tensión que no está cuando no me protejo porque ahí simplemente estoy relajado.
Simplemente quería compartir esto, porque el hecho de verlo mientras se está produciendo el cambio de estar abierto a empezar a cerrarme es algo nuevo para mí y no sé que va a pasar con ello, aunque confío en que simplemente el verlo haga su trabajo y de cómo consecuencia que vaya dejando de cerrarme para volver al estado natural que es vivir abierto, compartiendo, dando y recibiendo como una respiración, inhalando y exhalando.
doy gracias por esto que estoy viviendo . por el simple hecho de poder darme cuenta.

gracias a la vida.

preciosa canción de mercedes sosa...