28 mar. 2011

biomeditacion en anam cara

ayer tuvimos un encuentro de biomeditación en la asociación anam cara.
estuvimos compartiendo nuestro día 12 personas.
no me resulta fácil transmitir lo compartido ayer , es de esos momentos en los cuales no encuentro las palabras para manifestar lo vivido, y esto me hace plantearme , qué son las palabras? qué transmiten?
Y puedo ver que las palabras no transmiten la experiencia en ningún momento, a veces nos aproximan, a veces nos alejan; a veces nos aproximan a otras personas, a veces nos alejan de otras personas, a veces nos aproximan a nosotros mismos , a veces nos alejan de nosotros mismos.
qué son las palabras?
disfruté lo compartido aprendí cosas acerca de mí mismo.
estaba en un lugar que nunca antes había estado,estaba llevando el grupo y pude ver la bondad de ello.
pude ver lo bonito que es, mi mirada era nueva, todo era nuevo para mí.
podía sentir la compañía de las personas que allí estaban, el interés por descubrir, me sentía escuchado , me prestaban atención, fue bonito recibir la atención de todos.
compartímos lo que surgía, nos reímos ,disfrutamos.
gracias a todos y a cada uno por lo vivido, por lo compartido.
también me dí cuenta de los posibles peligros de llevar un grupo, y concretamente sentí esos peligros en que por un lado puede ser muy fácil perderse, creerse uno mismo que es alguien importante, confundirse, alimentar el ego, confundir el mensaje con el mensajero, perder la humildad. Creo que se ha de estar muy atento en todo momento a esto, simplemente compartir, y aceptar lo recibido y en el mismo momento soltarlo, ver que no es uno, que no es algo personal, ver que la vida se manifiesta a través de todo lo que se da, y que uno es una manifestación más de ella. No perderse por ahí.
Para mí otro lugar en el que es importante estar atento es referente a las emociones que se mueven, a la cercanía que se genera entre las personas, estar muy centrado, con atención plena , porque si no puede ser muy fácil caer en tentaciones humanas de acercamiento a personas y confundirnos. Porque el estado normalmente que se va desplegando durante el trabajo es de apertura, una apertura que no se da normalmente en la vida ordinaria, y esta apertura puede hacer que nos confundamos acercándonos unos a otros para cubrir nuestras necesidades carenciales; no estoy enjuiciando este hecho, no digo ni que sea bueno , ni malo, simplemente me estoy diciendo a mí mismo que esta es una nueva posibilidad , un nuevo espejo en el qué mirarme, un lugar en el que he de estar muy atento , muy presente para no separarme de mí mismo.
Esta es una de las enseñanzas que ayer me habéis permitido ver en mí .
Gracias a todos.
Presencia en lo ordinario.