28 abr. 2011

miña nai

es momento de reconciliarme contigo, con la vida, conmigo mismo
al nacer te produje dolor, el dolor de parir , profundo dolor, perdóname si puedes, no estaba en mi mano no dañarte , tú eras el canal para traerme aquí, para tomar conciencia de lo que soy y te doy gracias por ello.
ahora puedo ver que no fue fácil recibirme, acogerme, porque al nacer yo de alguna manera se produjo un distanciamiento , una separación entre papá y tú ,no era mi intención distanciaros, perdonarme por ello si así fue.
mis llantos produjeron muchas noches en vela y mucha renuncia a tu propia vida y a tu propia necesidad, perdóname por mantenerte separada de tu necesidad y de ti misma para cuidarme a mí.
te doy gracias por haberme dado la vida.
me doy cuenta de que durante mucho tiempo mis miedos eran tus miedos, mis carencias eran tus carencias, mi dolor era tu dolor , mi gozo era tu gozo , mi alegría era tu alegría; pues tú fuiste mi primer contacto con la vida , de ti lo aprendí todo, aprendí a relacionarme con la vida y te doy gracias por ello. gracias mamá.
la rabia o el odio que sentía y que proyectaba hacia ti, no era tuyo, era mío, ahora puedo verlo, puedo ver que utilizaba la rabia para tapar el dolor, mi dolor. El dolor que se produce por no aceptar la vida tal y como es, el dolor profundo del ser humano.
El dolor primordial ; es el dolor del abandono, el dolor del rechazo, ahora puedo ver que tú no me abandonaste ni me rechazaste , simplemente estabas conmigo cuando y de la mejor manera que podías, hiciste lo que pudiste y te doy gracias por ello. Gracias mamá.
te perdono por todo el dolor que como fruto de nuestra relación me hayas causado y te pido perdón por todo el dolor que fruto de nuestra relación yo te haya causado a ti.
Perdóname si puedes como yo te perdono a ti.
Asumo la responsabilidad de mi propia vida, de mi placer y mi dolor, de mi gozo y de mi alegría y dejo de poner en ti la responsabilidad de mi vida y la asumo plena y conscientemente en su totalidad. Gracias mamá.
Gracias por ello, te libero de toda carga de responsabilidad y te doy gracias porque todos y cada uno de nosotros hacemos lo mejor que sabemos y podemos en cada momento y tú has hecho lo mismo, gracias mamá.
Mi experiencia de vida me dice que la herida es la sanación y gracias a ella puedo gozar de una vida con presencia que he alcanzado debido al camino que he recorrido y que me ha traído hasta este momento , aquí y ahora. Gracias mamá.
Te doy gracias porque me has permitido SER y me has dado la vida.
Estoy contento, pleno y feliz por saber que durante un instante minúsculo en la eternidad que son nuestras vidas he transitado por ella con alguien como tú, alguien que me ha enseñado que el AMOR es lo único importante en la vida y que toda sanación y toda reconciliación con uno mismo pasa por reconciliarse con los demás y que el perdón a uno mismo pasa por el perdón los demás.
Y que la vida tiene sentido si es vivida en el AMOR.
Gracias mamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario